¿CÓMO CALMAR LOS SOFOCOS SI SUFRES CÁNCER DE MAMA? La acupuntura puede dar una respuesta

Así como era conocida la respuesta del tratamiento de acupuntura en los sofocos y oleadas de calor en la menopausia, un estudio reciente ha revelado que la acupuntura resulta útil para aliviar los sofocos en pacientes con cáncer de mama. El ensayo asegura que la terapia también se vincula con una mejor calidad de vida en las mujeres que han participado en la investigación ya que podría amortiguar el impacto de los fármacos hormonales en estos episodios.

Según el estudio, dirigido por la Doctora Giorgia Razzini, Gerente de Proyecto de Ensayos Clínicos de la Unidad de Oncología del Hospital de Capri, en Bolonia, Italia, la acupuntura, junto con un mejor autocuidado, es efectiva para reducir los sofocos en las mujeres con cáncer de mama. Así lo afirmó al finalizar la investigación. Razzini aseguró que el tratamiento hormonal para el cáncer de mama, por lo general empeora los sofocos, y que la acupuntura podría ser una herramienta útil para ayudar a esas pacientes.

Para llevar a cabo el estudio, el equipo italiano seleccionó a 190 pacientes de cáncer de mama que reportaron sofocos moderados o graves mientras se sometían a tratamiento en cinco hospitales oncológicos y en un centro de atención de salud primaria en el norte de Italia entre 2010 y 2013. Las pacientes, cuya edad promedio era de 49 años, se dividieron al azar en dos grupos.

A un grupo de 105 pacientes se les ofreció una serie de consejos para el autocuidado que incluían pautas alimenticias, ejercicio y respaldo psicológico. El segundo grupo, de 85 pacientes, recibió los mismos consejos en el mismo periodo, junto con sesiones semanales de media hora de acupuntura. Todas las participantes llevaron diarios sobre los sofocos.

Después de tres meses, se evaluó la gravedad y la frecuencia de los sofocos diarios. El resultado del estudio fue concluyente: al final del periodo de tratamiento se encontró que las del grupo de acupuntura tenían unas puntuaciones de sofocos un 50 por ciento más bajas que las del grupo sin acupuntura. El hallazgo se mantuvo durante hasta medio año después del final de las sesiones de acupuntura. Las mujeres que habían recibido acupuntura también afirmaron tener una calidad de vida más alta en general, en términos de salud tanto física como mental.