¿CÓMO PUEDE AYUDARTE LA ACUPUNTURA CON TU DOLOR DE CUELLO?

Según un estudio reciente realizado por un equipo investigador de la Universidad de York y publicado por la prestigiosa revista Annals of Internal Medicine, la acupuntura puede ser muy beneficiosa para aliviar el dolor de cuello a largo plazo.

Hugh MacPherson, doctor del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de York, e investigador jefe de la publicación, afirma que resulta difícil hallar tratamientos que tengan un efecto positivo sobre el dolor de cuello crónico. Pero los resultados de este nuevo estudio abren ahora una puerta a la esperanza para los pacientes que sufren esta dolencia.

La investigación asegura que gracias a la acupuntura se consigue reducir considerablemente el dolor de cuello más rápido que con los medicamentos tradicionales o la fisioterapia. Esta disciplina, junto con la técnica Alexander, ha demostrado ser muy efectiva en la mejora de los sujetos analizados.
La acupuntura es una técnica milenaria que busca la estimulación de ciertos puntos anatómicos estratégicos mediante la inserción de finas agujas en la piel, con el fin de aliviar diferentes patologías.acupuntura-cuello

Por su parte, la técnica Alexander es un método de educación postural cuyo objetivo es encontrar el equilibrio y la libertad natural del cuerpo para aprender a moverse con más facilidad y que, una vez interiorizado, no se olvida.

Ambas terapias trabajan para educar a los pacientes sobre formas naturales de aliviar el estrés, mejorar la postura y fortalecer el equilibrio.
Para el estudio, los investigadores británicos asignaron al azar a más de 500 pacientes de Reino Unido que sufrían dolor de cuello crónico a uno de tres grupos de tratamiento. El primero recibió la atención habitual para esta dolencia, que podría haber incluido medicamentos o fisioterapia. Los otros dos grupos recibieron 12 sesiones de acupuntura o 20 lecciones individuales de la técnica Alexander respectivamente.

Los resultados demostraron que tanto la acupuntura como la técnica Alexander fueron más eficaces que los medicamentos o la fisioterapia, según se puntuó en un cuestionario del dolor, pero ninguno de los dos métodos se mostró superior al otro respecto a unos beneficios significativos. Y lo que es más importante, tampoco presentaron efectos secundarios adversos graves, por lo que pueden ser ampliamente recomendados.

El estudio asegura que, al tratarse de terapias físicas que no requieren medicamentos, ambas técnicas proporcionan una clara mejoría a largo plazo.