LA ACUPUNTURA: UNA EFICAZ HERRAMIENTA PARA COMBATIR LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LA QUIMIOTERAPIA

Según la Asociación de Oncología Integrativa, la Acupuntura es una terapia complementaria muy eficaz que ayuda a reducir los efectos secundarios de la quimioterapia.

Un nuevo estudio en el que han participado diversos centros médicos y universidades de prestigio de Estados Unidos, como el Sloan Kettering de Nueva York, el MD Anderson de Houston, o la Universidad de California, ha revelado que la acupuntura es una herramienta que contribuye a minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia, sin interferir con ella.

Cuando el diagnóstico es cáncer, muchos pacientes recurren a terapias complementarias que les ayuden a mejorar su calidad de vida. Y es la acupuntura la que cuenta con una evidencia científica más sólida.quimioterapia

La reciente investigación llevada a cabo por el equipo de profesionales norteamericanos explica que la acupuntura es la terapia complementaria más aconsejada para pacientes medicados, ya que consigue disminuir la ansiedad, las náuseas, los vómitos y mejora las neuropatías y el linfedema.

No es la primera vez que un estudio evidencia las posibilidades que ofrece la acupuntura en el control de muchos de los síntomas relacionados con el cáncer y su tratamiento. Así mismo, cabe destacar que los acupuntores no pretenden curar el cáncer en sí mismo, sino los signos y síntomas que se derivan. Y este nuevo estudio avala que la acupuntura es una técnica terapéutica segura, de bajo costo y efectiva.

Igualmente lo asegura la doctora Elena Bejarano, respetada profesional con más de treinta años de experiencia y acérrima defensora de la medicina integrativa.

Bejarano afirma que la acupuntura se puede incluir dentro de la lista de tratamientos de primera línea a la hora de hacer frente a los síntomas asociados al cáncer y a sus tratamientos, y como técnica complementaria para tratar efectos secundarios.

La doctora Bejarano recomienda verificar que nos ponemos en manos de un acupuntor que cuente con la formación y experiencia necesaria para tratar correctamente a un paciente oncológico.

De la misma opinión es el doctor Pere Gascón, Consultor Senior del Departamento de Oncología del Hospital Clínico de Barcelona y Presidente de Honor de la Asociación de Oncología Integrativa. En palabras de Gascón, en Oncología Integrativa no todo vale, ni todos valen. Sin la formación necesaria se pueden causar daños en el estado de salud general del paciente. De ahí la importancia de contar con terapias respaldadas científicamente y con profesionales preparados para tratar a los pacientes oncológicos.

¿QUÉ ES LA MEDICINA INTEGRATIVA?

Dr. Eloy Echeverría Muñoz (www.eloyecheverria.com)

Uno de los más emocionantes retos a los que nos enfrentamos los médicos que concebimos la medicina como un todo formado por la medicina convencional, la medicina homeopática y las otras disciplinas científicas que complementan este conjunto de ciencias, es el de ofrecer una idea concreta de nuestra actividad como ese conjunto plural y a la vez singular de conocimientos científicos.

Se han introducido algunos términos, como medicina holística; han trascendido algunas expresiones, como “la medicina integradora todas las disciplinas científicas”, pero todavía no estamos en condiciones de apuntalar un término concreto que defina totalmente la medicina que realizamos.

Porque realmente la medicina que ejercemos los médicos de carrera, especialistas en Homeopatía, acupuntores, es la Medicina con mayúscula, en la que todas esas disciplinas forman una unidad indeleble, sinérgica e indisoluble.reiki

Pero el término lleva a confusión por el momento… Sólo por el momento, porque poco a poco estas disciplinas tienen cada vez más aceptación entre los profesionales de la medicina.
Así pues, hoy por hoy, nos quedamos con el nombre de medicina integrativa para referirnos a las prácticas médicas y relacionadas con la salud que promueven una vida sana en cuerpo y espíritu; como la inclusión de las técnicas orientales de reiki, la acupuntura, el yoga o el tai chi, entre otras, como prácticas cotidianas para el buen desarrollo de la actividad médica tradicional.

La medicina integrativa tiene en cuenta los factores biológicos, fisiológicos, psicológicos y culturales del paciente. Todo es importante, cualquier sensación o anomalía ofrece información al médico, porque toda enfermedad existe en la triple forma de cuerpo, mente y espíritu. No es posible que una afección, una dolencia, una enfermedad afecte sólo a una de esas partes sin provocar desequilibrios en las otras dos.

Y lo que es un hecho empírico para cada vez más profesionales de la salud, se trata de una evidencia sin más, pero cada vez más clara, para muchas personas que no solo intentan sobreponerse a la enfermedad, sino recuperar una vida en plenitud; volver a estar sanos: cada vez está más claro que la forma tradicional de practicar y someterse a la medicina (alopática) no ofrece todas las respuestas que necesitamos las personas para tratar nuestros problemas con la salud.

En Argentina, por ejemplo, un informe del Hospital Italiano de Buenos Aires de 2006 estableció que más de un 66 por ciento de la población se informó de su situación con especialistas en medicina integrativa sin mencionarlo en muchos casos a su médico de cabecera.

¿Por qué el paciente mantiene una actitud reservada con los médicos tradicionales?

Si el profesional de la medicina ofrece una postura de rechazo a las disciplinas de la medicina integrativa, el paciente tiene problemas para mantener una comunicación abierta y calla información que en algunos casos puede ser importante.

Los médicos clínicos suelen ser reacios a las prácticas de la medicina no convencional, básicamente por desconocimiento de sus implicancias. Sin embargo, en los últimos años, se ha evidenciado una tendencia positiva hacia este enfoque médico.

Esa falta de comunicación en la relación médico-paciente desaparece en la medicina integrativa, que se fundamenta en la relación terapéutica participativa entre el paciente y el especialista de salud.

Una disciplina profesional de futuro

La poca apertura hacia la medicina integrativa se relaciona con el tipo de estudio y práctica adquirido, basado, en general, en el modelo de medicina alopática occidental, donde las medicinas alternativas o complementarias están excluidas del sistema nacional de salud. Tales prácticas suelen quedar afuera de los programas de estudio de las facultades de medicina.

musicoterapiaEn los próximos años muchos hospitales del mundo contarán con un servicio de medicina integrativa, como se viene dando en los principales centros de salud del mundo donde se brindan técnicas de respiración, relajación, masajes, acupuntura, visualizaciones guiadas, reiki y musicoterapia, entre otras.

Cualquiera sea la modalidad elegida, lo cierto es que la Medicina Integrativa es una manera diferente de entender la salud y el bienestar. Los médicos que desarrollamos día a día esta manera de aplicar la medicina, contemplamos a nuestros pacientes como una unidad compuesta por múltiples facetas interdependientes, es decir, como una unidad biológica, psíquica, social y espiritual.

Y trabajamos en equipo. Formamos equipos de trabajo en los que participan profesionales relevantes y especializados en cada una de las disciplinas que son objeto de estudio. En la medicina integrativa nos valemos tanto de las técnicas tradicionales como de novedosos desarrollos científicos para lograr el bienestar íntegro, completo, de usted, nuestro paciente.

LA MEDICINA INTEGRATIVA ES LA MEDICINA MODERNA

¿Qué es la medicina integrativa? ¿La acumulación de diferentes métodos relacionados con la salud? ¿Un nombre comercial? ¿Un nuevo producto del marketing sanitario?

Según el doctor Ishtar Dalmau-Santamaría la Medicina Integrativa incorpora al sólido sistema de diagnóstico y tratamiento de la medicina convencional un amplio rango de técnicas y terapias de la
medicina no convencional,
como la medicina alternativa, que se han demostrado seguras y eficaces en tratamientos holísticos e integrales, formados por distintas disciplinas.

Estos tratamientos son denominados holísticos porque integran el estudio de todas las dimensiones de la vida de un paciente: su cuerpo, su mente, sus emociones y su espíritu. Además investigan, según el profesor Salmau-Santamaría, la realidad particular de los valores, cultura, comunidad del paciente y de su familia.

Desde otro punto de vista se puede afirmar que la medicina convencional que conocemos es la llamada Alopatía, que significa curar por los contrarios. Es decir, si tenemos fiebre nuestro médico la intentará bajar con un antitérmico. Si sufrimos una reacción alérgica nos dará un antihistamínico.

Por su parte la medicina natural ofrece una visión global del paciente. Cada persona es única, tanto para su diagnóstico como para su tratamiento. La medicina natural intenta aumentar el efecto autocurativo de nuestro cuerpo y reforzar nuestra propia energía interior con terapias cuyo principio básico es primum non nocere, es decir, lo primero, no dañar.

La medicina integrativa intenta hallar una única Medicina, un compendio de las dos anteriores. Y es deber del buen médico conocer las dos medicinas. Sobre todo porque hay que ofrecer al paciente la mejor opción terapéutica para cada caso.

 

La medicina integrativa recupera el concepto de curación

Para el doctor Andrew Weil, uno de sus más activos divulgadores, la medicina integrativa es la forma inteligente de combinar la medicina convencional y la medicina no convencional, y además recupera para la medicina el concepto de salud y curación.

Dicho de otro modo, la medicina integrativa permite trabajar con personas que padecen enfermedades crónicas y que hasta ese momento recibían un tratamiento paliativo en vez de curativo. Con la ayuda del paciente y la aplicación de las terapias adecuadas para cada caso los médicos que profesan esta medicina persiguen la curación total de la enfermedad y del enfermo.

El programa de Medicina Integrativa de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, establece una lista con los principios básicos de la medicina integrativa:

  1. Una “relación de asociación” entre el paciente y el terapeuta en el proceso de curación.
  2. El uso apropiado de métodos convencionales y alternativos con el objetivo de facilitar la respuesta innata del cuerpo para la curación.
  3. La toma en consideración de todos los factores que influyen en la salud, en el bienestar y en la enfermedad, incluyendo la mente, el espíritu y la comunidad, así como también el cuerpo.
  4. La idea filosófica que motiva la medicina integrativa nunca se opone a la medicina convencional, aunque no acepta la medicina alternativa sin crítica alguna.
  5. El reconocimiento de que la buena medicina debería basarse en la buena ciencia y la apertura a nuevos paradigmas.
  6. El uso natural y la reducción de las intervenciones invasivas cuando sea posible.
  7. La ampliación de los conceptos de promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, así como también del tratamiento de la enfermedad.
  8. Los terapeutas como modelos de salud y curación, comprometidos en el proceso de autoexploración y autodesarrollo.

 

La medicina integrativa nace a principios de 1990 en Estados Unidos debido al interés general de la sociedad por la medicina alternativa. Parte de la opinión pública norteamericana, pensaba que la salud, además de una realidad física, se trataba también de una realidad emocional y espiritual.

Además dicha visión se acompañaba de una toma de conciencia de que el contexto externo, es decir, las influencias de la comunidad, del territorio en que se vive, etc., también influían en la promoción y el mantenimiento de la salud.

Desde esta perspectiva, y según el doctor David Rakel, editor del libro Medicina integrativa, el concepto de esta medicina surgió de la necesidad de permitir que la ciencia y la realidad inmediata de cualquier tratamiento actuasen juntas y centradas en la salud y en la curación.

 

La medicina integrativa en España

En España la medicina integrativa no es aún muy conocida, pero el interés de la población por esta disciplina es creciente. Cada vez hay más personas que acuden a los tratamientos de la medicina no convencional (acupuntura, homeopatía, medicina naturista, osteopatía, etc.) junto con los tratamientos médicos convencionales.

También es mayor el interés de los profesionales de la medicina convencional por la medicina no convencional. Este acercamiento conducirá en un futuro a la normalización de esa práctica ampliada de hacer medicina.

El profesional de la medicina tiene la obligación de escuchar al paciente sin prisa, prestando atención a todos los detalles que hacen característico al síntoma. Es distinto tratar una tos seca que nos hace doler la cabeza que tratar una tos productiva más acusada por la noche. En los diez minutos que le dan al médico del Centro de Salud por paciente es sencillamente imposible poder atender un caso adecuadamente.

Es misión especial del médico señalar que la enfermedad, en muchas ocasiones, aparece como consecuencia de malos hábitos alimenticios y conductuales.

En este sentido el doctor Gabriel Camacho recuerda las palabras de Louis Pasteur: “El microbio no es nada. ¡El terreno lo es todo!“. Es decir, si nuestro cuerpo está intoxicado, mal alimentado y debilitado por la falta de ejercicio, el sistema inmune será permeable a los ataques de virus y microbios.

Para el doctor Andrew Weil, la medicina integrativa es el camino del futuro, no sólo porque es la clase de medicina que la mayoría de los pacientes reclama, sino también porque es la que desean ejercer cada vez más médicos.

Dr. Eloy Echeverría

 

 

Fuentes:

CAMACHO, Gabriel, “Medicina Integrativa”, en el blog  www.medicina-integrativa.net

DALMAU-SANTAMARÍA, Ishtar, “Medicina Integrativa”, en Revista Internacional de Acupuntura, nº 6, abril-junio de 2012.